viernes, 17 de junio de 2016

Hace un año. Hace un año, yo estaba atravesando tantas cosas, tantos conflictos, tantas incertidumbres. Hace un año estaba comenzando a tener problemas con mi ex, él cometiendo infidelidades y yo administrando desconfianza. Hace un año atravesaba por problemas con una materia, y sufría de mucha ansiedad. No eran tiempos sencillos. Es curioso como las cosas pueden cambiar tanto en tan sólo un año. No sé en qué punto la vida me puso en este camino, pero hoy en día aquí estoy, contigo. No digo que el hoy sea fácil, ya que cada día siempre hay obstáculos los cuales enfrentar, pero si hay una gran diferencia... Te tengo a ti a mi lado. Y estoy tan agradecida de eso. Sé que las cosas no se solucionan con el agitar de una varita mágica, pero contigo todo es más sencillo. Me proporcionas esa calma que necesito en mis momentos de angustia. Eres esa paz en medio de la guerra. Hace un año me preguntaba cómo sobreviviría ante dichas circunstancias que estaba viviendo en aquel momento, hoy en día, no me preocupo tanto, sólo disfruto. Espero de corazón en un año poder decir que hace un año estaba compartiendo con una de las mejores personas que he podido conocer, y esa persona eres tú.

viernes, 8 de abril de 2016

Quiero ser un poquito como tú, dejar de hablar por días y no sentir la necesidad de saber como estás, que harás, en que piensas, irme sin importarme nada, lastimarte y no sentir culpa, enséñame a ser un poquito como tú, a que no me importes.

sábado, 5 de marzo de 2016

Bro, don’t lose her. Don’t let her slip away. I know you’re young and you want to get as many girls as you can and you want to be single and not have to worry about hurting these girls and dealing with all the bullshit that comes with making a commitment to someone, you wanna be the one every girl wants and the guy that can get every girl. But you have something so good right in front of you, don’t waste that on another girl who’s name you won’t remember in a few weeks. What do those girls do for you? No one else gets you the way she does. When the time comes and you realize how much you had and how much you left it behind, you’re gonna want her back and she’ll be gone. She’ll find someone else who makes her so happy that she can’t stop smiling, she’s gonna realize he does everything you never did. You’ll watch other guys approach her and give her attention and for the first time in a long time shell actually start to take it and flirt back because what does she have to lose? She’s single, right? You don’t want her anymore, remember? It’s the worst feeling you’ll ever experience, to physically watch her give her time and attention to another guy that’s not you. Just message her, call her, go see her, because the longer you leave it the further she’ll slip away and you really will regret it. Just don’t stand there and watch her drift, she’s worth so much more than that. She’s a keeper. When you read those quotes you think of her straight away and even though other girls come and go in your life she’s the one you think about the most. Yeah she’s a girl and she has her girl moments where you can’t be bothered with the boring conversations and being a gentleman all the time, but it will pay off when she gives you with what you really want; her complete time and attention to you and no other guy. The feeling when she tells you that she wants you right now so badly will make you want to run to be wherever she is. Go get her, because she may not show it but she really does miss you and would kill to have you in her arms again and her body next to you. Don’t let her leave and then expect her to come running back because she won’t, she doesn’t know how you feel, for all she knows you don’t even think about her anymore. Realize what you have while you still have it because once she’s gone she’s gone forever. She was yours. Shes too important to let anyone else have her and she’s too good to lose for one minute of pleasure with someone else. She misses you brother, go get her back.

viernes, 4 de marzo de 2016

There are songs I can’t listen to anymore, movies I can’t watch anymore, names I can’t say out loud anymore. Because the things that come with it are things I don’t want to feel anymore.
— people change you

martes, 1 de marzo de 2016

Porque  para dar amor, hay que darlo completo, un amor a medias es un amor mediocre y quien se conforme, tendrá que asumirlas consecuencias de  vivir infeliz por el resto de su vida, o hasta que el poco amor se gaste  y se vapore.
Por supuesto que el cometido de la vida es ser feliz, pero tantas veces pasa que por miedo a quedarnos solos, nos estancamos en una relación insana, no conformamos con migajas, con rodajas de un amor cítrico, un amor  ácido, un amor tóxico.
Seguro que habrá momentos de insoportable soledad, fechas de rosas y corazones,  de globos, de canciones. Odiaremos por estar solos, los catorce de febrero y el cumpleaños feliz, por no tener con quien compartir besos en las madrugadas.
Dejemos la melancolía, la tristeza, la apatía, dejemos de ser víctimas, es muy cierto que uno atrae lo que proyecta y no queremos un amor víctima, queremos un amor mágico, merecemos un amor cálido, explosivo, fantástico…
El problema está en enfocar tu alegría en la compañía de alguien más, aprende a ser feliz tan solo para ti, los momentos de soledad…un buen libro, un baño tibio, un café en el balcón, un cielo con estrellas, un otoño de hojas secas, una primavera con sol.
Cuando ames o se presente el amor, busca un amor completo, uno que sea sincero, no permitas menos de eso.
Es verdad que para ganar  primero hay que perder, pero debemos comprender que hay cosas que de lejos se ven, un amor incompleto que ni siquiera podría llamarse amor, o un amor confuso que no sabe querer,  que no puede querer.
Has caído algunas veces, y caerás algunas más, proponte que no sean tantas, y levántate con dignidad, siempre con la frente en alto sin nada que avergonzar, siempre un poquito más fuerte y más inteligente.
Levántate consiente de lo que mereces, a alguien que sume y no reste felicidad a tu vida, y si acaso actúa con apatía, recuerda muy bien lo que dirás:

“Al diablo con tus  migajas de amor”


Imagen de boy, coffee, and beard

jueves, 25 de febrero de 2016

He salido con varias personas, pero nunca nada como esto.

Al principio puede que no sea obvio que la persona que tienes ante ti es la indicada, y está bien. Me parece que las cosas más increíbles en la vida siempre llegan como una sorpresa, como algo inesperado que se presenta ante tus manos abiertas, como algo que muchas veces no podemos definir desde el principio y que por esa misma razón te llena de curiosidad.
Los primeros meses pueda que siga sin ser evidente pero no siento que sea algo negativo. De hecho, creo que la espera le da un sabor diferente a este encuentro que es único en la vida. Cuando digo único me refiero a que es algo muy diferente a todo lo que hayas experimentado antes, no necesariamente a que esta sea la única persona con la que puedas vivir esta experiencia. Sí, soy de esas mujeres que creen que se puede amar más de una vez y que se puede construir más de un solo mundo a lo largo de las décadas, sin embargo, hoy estás aquí y tienes a este hombre ante ti y sabes que es él.
Lo sabes con una certidumbre total, casi final y es como si algo en él te hablara en lenguajes antiguos y desconocidos. Las palmas de sus manos nunca se esconden y puedes ver con claridad que hay algo más allí. Como un secreto escondido que te esperaba desde hace años. Cuando comprendes las líneas de sus palmas es como si de pronto pudieras leer todo a tu alrededor: una promesa escondida que se encuentra en cada una de sus sonrisas, de sus miradas, en cada una de sus promesas, en cada uno de sus gestos.
Cuando encuentras a tu compañero de vida encuentras a alguien con quien puedes compartir hasta las cosas más pequeñas de la vida. Puede que a lo largo de los años hayas salido con varias personas, puede incluso que hayas tenido novios y novios a los que consideraste importante, sin embargo, esto es completamente diferente. Un compañero de vida es alguien que sabes que te apoyará sin importar lo que pase, que querrá estar a tu lado incluso en los peores momentos, especialmente en esos momentos en los que nadie te responda el teléfono y en lo que nadie quiera correr a tu ayuda. Él estará ahí para tomar tu mano cuando tiemble porque sabe que tú lo cobijarás con tus brazos cuando algunos días llegue a casa sintiendo el peso del mundo sobre sus hombros.
Un compañero de vida es alguien a quien le puedes mostrar cada parte de ti misma sin miedo. Puedes hablar por horas sin tener que ser demasiado cuidadosa a la hora de escoger tus palabras simplemente porque no te asusta ser juzgada. Un compañero es alguien con quien puedes hacer planes para el futuro y también alguien con quien puedes disfrutar de la espontaneidad de una aventura. Cuando lo encuentras sientes que ya no tienes que caminar sola, que ya no tienes que preocuparte de todo sola, que ya no tienes que preguntarte cómo lograrás hacerlo todo. No es que con otras personas no hayas vivido lo mismo, es simplemente que nunca estuviste con alguien que te diera tanta confianza, con alguien a quien le creyeras tan ciegamente, con alguien con quien te sintieses protegida. Porque aunque puedes hacerlo todo tú sola y eres muy capaz e independiente, tener a alguien a tu lado que esté dispuesto a todo cambia las cosas completamente.

sábado, 20 de febrero de 2016

Can I tell you a secret? You don’t have to be in a relationship. 

I mean it. I know they force it down your throat until you choke on it. Girls aren’t pretty unless they’re wanted. Boys aren’t men unless they’re having sex with someone. People aren’t lovable until they’re dating someone. 

But a relationship won’t always make you happy, and as wonderful as romance is, it isn’t the only love that exists. I have seen friendships that are deeper and more pure than couples who swear it’s forever - and yet the friendship is the one people ignore. 

I have heard so often “nobody loves me” out of the mouths of people who are single. And it kills me because if you ask them: where are your parents, your teachers, your classmates, your pets - they say, yes, okay, but it doesn’t count. Of course it counts, love doesn’t diminish just because someone doesn’t want to have sex with you. In fact, doesn’t it sort of make that love more real that they want nothing - not even a date - out of you?

It is pretty to be in love. It’s magical, I’m sure. But it’s also wonderful to stop for ice cream in your prom dress with six other girls. It’s also wonderful to go visit the world with nothing but a bunch of buddies who are really excited about learning. 

The problem is: we’ve made everything about “the one”. But maybe “the one” is just you, loving yourself, having fun, and being happy. Maybe instead of looking for our other halves, we should be piecing ourselves together.

Maybe I wasn’t born unfinished. Maybe I am the one who makes myself better.

miércoles, 17 de febrero de 2016

Necesito un amante, no me refiero a la clase de amantes que engañan a su pareja y se esconden del mundo a la hora de amarse; yo hablo de aquel amante que te saca de la rutina y te hace olvidar el mundo donde vives por un momento, llevándote a otro donde sólo tú y él entienden el silencio que emana de sus corazones.
Ese amante que no niega su amor ante el mundo, un amor que no se puede ocultar y que se manifiesta con palabras y actos desbordados de amor.
Necesito esa clase amante que se vuelve en tu cómplice, el cómplice perfecto que entienda mis locuras, pero que al mismo tiempo sacuda mis pensamientos haciendo mis pasos más firmes; necesito esa clase de amante que interrumpe mi comodidad, desacomodando mi ajetreada agenda,aquel cómplice que arruina mis planes para hacer otros espontáneamente perfectos y  únicos a su lado.
Necesito esa clase de amante que se convierta en todo aquello que no esperaba, pero que es justo lo que necesito, no más ni menos, sólo lo suficiente para disfrutar aún más de la vida a su lado. Ese amante que sabe cómo hacerme sonreír aunque por dentro sienta morir.
Necesito un cómplice que  conozca lo malo de mí y aún así no le de miedo quedarse.
Necesito un amante que me enseñe a ver lo que no veo de mí y me desafíe a ser mejor, que no tenga miedo de enfrentarme a mis temores y vencerlos juntos.
Ese amante que sabe que no soy perfecta, pero que ama lo que soy, ese cómplice que  necesite a alguien como yo, con miedos, dudas, éxitos y fracasos,  con ilusiones y desilusiones; pero sobre todo con el deseo de ser feliz a su lado llena de amor sólo por él.
Es necesario esa clase de amante que se vuelve cómplice en mis locuras, mis aventuras, mis secretos, mis temores, mis sueños,  en todo lo que soy hago y deshago en mi vida.
El amante que terminará siendo el amor de mi vida, el hombre de mis sueños, el compañero de mi vida, con el que duerma cada noche, sin temor a nada, en mi vida  necesito un amante como TÚ; con tu nombre y todo lo que eres por dentro.

Eres tú el amante que quiero en mi vida.

sábado, 13 de febrero de 2016

No eran novios... No iban a serlo nunca.

Compartían sus vivencias, compartían sus derrotas y logros, les encantaba compartir todo, incluso y sobre todo, las noches en la misma cama… No eran novios, y no iban a serlo nunca.
No eran novios y jamás iban a serlo, no por falta de ganas, tenían el mismo interés pero no al mismo tiempo.
Él era más desenfadado, sin presiones, sin ataduras, se creía libre, y pese a que siempre acudía a ella, también lo hacía con otras, fiestas, noches, flores, siempre flores diferentes aunque pasara siempre a saludar en la mañana, él era su primer saludo en la mañana ,con él era su primer sorbo de café, pero siempre había más, muchas más.
Ella, sobria, madura, constante, amante de lo estable. Siempre enfadada con ella misma por conformase con lo que no deseaba, lo amaba, pero sabía que no era reciproco, lo de él era carne, pasión costumbre. Muchas veces intentó terminar, pero él siempre lograba regresar, la besaba con tal paciencia, gracia y delicadeza que siempre la convencía, y siempre volvía.
Muchos meses, ella espero que él le pudiera enseñar esa manera que tenía de amar, pero ella jamás aprendió, decidió dejar de forzar lo que jamás iba a lograr, ella, no podía “amar como él” ese amor loco, esporádico, espontaneo, intermitente, ese amor a medias o a pedacitos no iría jamás con su estilo de entregarse completa. Entonces fue así que termino con la aventura. Esta vez para siempre.
Él, se despidió con un dulce beso, como de costumbre, ella, le dijo un dulce “hasta nunca”, como siempre pasa, ella tuvo momentos en que quiso flaquear,  quiso que sus mensajes de nuevo llegaran a altas horas de la madrugada, quería que llegara de una fiesta para rematar en sus brazos, pero fue más fuerte que el deseo, ella logró superar a la costumbre y evito todo contacto, por primera vez, sabía que ese “hasta nunca” sería real, que no lo volvería a abrazar.
Por su parte, él, volvió a llamar, volvió a “textear”, pero ella ya no estaba, por primera vez él sintió el rígido golpe de su ausencia, quiso buscarla en otras mujeres pero sabía que ella no era, que ella no estaba.
El destino juega rudo y después de varios meses los junto de nuevo, él, tenía melancolía en la mirada, quería correr a abrazar, para pedirle que no  lo dejara, ella, temblaba de nervios, llena de adrenalina, sabía perfectamente que no podía echar a la borda todo lo que en su momento sintió por él, pero no dejo que la superara,se tragó toda emoción y beso a quien ahora llevaba del brazo, pues ella, encontró un verdadero a mor a su medida, por fin dejo que el mundo la sorprendiera con caricias y unas manos que embonaban perfecto no solo con su cuerpo, sino también con su alma… él por primera vez supo el sabor del olvido, de la pérdida, por primera vez se dio cuenta que lo que en verdad quería y necesitaba, ahora si lo había perdido para siempre…
Él, mando un mensaje más, en el cual le decía que la echaba de menos, que no sabía que él podía llegar a sentir eso que siente por ella, que si ella lo pidiese, regresaría a darle lo que de verdad merece, lo que debió dar desde el principio, dijo, que la querría siempre, y la esperaría siempre…
Ella, se limitó a no contestar….

lunes, 8 de febrero de 2016

Aunque la mayoría de los momentos juntos han sido increíbles, repletos de toneladas de risas y felicidad, aún recuerdo aquella tarde en la que mirándome a los ojos y sin sonrisa alguna, besaste mi mano y dijiste: "Encontrarás a alguien que te quiera más que yo".
¿Qué insinúas? ¿Qué lo que sientes por mí, no es suficiente? ¿Que no me quieres?
Pues, ya llegó el momento en el que creo encontrar ese alguien, y no quiero quedarme contigo, no me quiero quedar con algo a medias.

lunes, 25 de enero de 2016

—¿No me amas?
—Amar es muy difícil. En inglés creo que no hay matices. Se dice «I love you» y ya. Pero en español si los hay.
—¿Cómo?
—«Te quiero», «Me gustas» es un poco menos que «Te amo», «Te adoro» 
—¿Todo eso? ¿Como una escala?
—Al menos en mi español es así.
—Entonces, ¿Me lo explicas para decirme que no me amas?
—La semántica de el amor. Te quiero y me gustas. Hasta ahí, no me apures porque soy lento. 
—Yo si te amo. Totalmente. Te amo.
—Mejor. Ve sufriendo desde ahora. Te alcanzó mas tarde.

domingo, 24 de enero de 2016

Es difícil ser quien debes ser cuando llega el momento de no saber que vendrá. Es difícil ser quien debes ser cuando llega el momento de no saber que hay, de no saber que hay detrás.

lunes, 11 de enero de 2016

Lo que tenga que ser será a su tiempo y en su momento

Lo que tenga que ser será, a su tiempo y en su momento, porque el destino es incierto y a veces simplemente los vientos no soplan a nuestro favor ni nuestras velas están por la labor de izarse a pesar de nuestro empeño.
Dicen que las mejores cosas no se planean, que simplemente suceden y que es mejor no presionar al tiempo. Porque realmente si algo debe pasar, sucederá de todas maneras. Y si no debe hacerlo, pues no lo hará. Es simple.
Por eso de vez en cuando es bueno no planear ni esperar, dejar de exigir razones por las que seguir avanzando por un camino que no vemos muy claro y bajarnos del mundo de las expectativas y de las programaciones.

El hecho de que las cosas sean más sencillas de lo que en origen nos planteamos nos abre un gran abanico de posibilidades para disfrutar de la vida desde otra perspectiva mucho más relajada y simpática para nuestro bienestar.


Todo pasa, todo llega, todo se transforma

Probablemente todos estaremos de acuerdo en que somos producto de nuestras circunstancias y de nuestros deseos. Sin embargo, a veces estos resultan incompatibles o, al menos, nos cuesta digerir las consecuencias que acarrean. Esto genera preocupaciones que hacen que nos sintamos angustiados y, como se suele decir, amargan nuestra existencia.
En esta ocasión es bueno que echemos mano de un famoso proverbio árabe que encierra en sí mismo una lógica aplastante: Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene, ¿por qué te preocupas?

Lo cierto es que sí, parece obvio que no deberíamos preocuparnos de aquello que no podemos resolver, pero dejarse llevar y mantener la calma en ciertos momentos puede ser prácticamente imposible.
Por eso quizás lo que debemos aprender es que hay ciertas cosas que se escapan de nuestro control y que en muchas ocasiones dejar que la vida fluya y aceptar cuáles son las circunstancias es la mejor de nuestras opciones.

No somos la coraza, somos la respiración

Somos aquello que digerimos, las piedras con las que tropezamos, los rasguños que no curamos y los finales trágicos de nuestra vida. No somos todo sonrisas, alegrías o verdades, también somos mentiras (las que nos cuentan y las que nos contamos), somos las críticas y las lágrimas que no lloramos.
Así que para abarcar con nuestras riendas todo lo que nos compone lo tenemos más que complicado. Pero esto no significa que tengamos que desconfiar de la felicidad o, simplemente, de las casualidades de la vida.
No se trata de creer o no creer en el destino, sino de dejar que las circunstancias nos sorprendan y así abrir las ventanas del relax emocional para que nos ayuden a reavivar nuestros sentimientos.


De vez en cuando es necesario huir de nosotros mismos y de nuestras expectativas. O sea, lavar nuestra mente para tomar perspectiva, contar hasta diez y rellenar de oxígeno nuestros pulmones.

Esto nos ayudará a no perder trenes y a no arrepentirnos de aquello que hemos perdido por nuestra inquieta manía de marcar los signos de puntuación de un texto. Cuando tenga que ser punto y final, que lo sea, pero respetemos los puntos suspensivos, las comas y los puntos y aparte.
Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte y que es precisamente ese impulso el que te ayuda a recorrer kilómetros y kilómetros de caminos de piedras con los pies descalzos.  La verdad es que la clave está en estrujar los errores y en disfrutar de los vientos del cambio.

Recuerda que aquellas partes de ti con las que no conectas habitualmente pierden la fuerza que necesitan para activarse. Por eso, no dejes que la vida pase mirando cómo se consumen las pilas de tu reloj, no retrocedas.
Dale continuidad, aprende a relajarte, a mirar con lupa aquellos pensamientos que te dañan y a contemplar la vida con paciencia. No intentes planear cada milímetro de tu recorrido, a veces simplemente necesitas desenfocar tu cámara y dejarte llevar por las casualidades.

martes, 5 de enero de 2016

Hay circunstancias en la vida que simplemente no puedes evitar, no puedes evitar que alguien se vaya, y tampoco puedes hacer que alguien regrese. Pero te aseguro que te recordarán. Todos los momentos compartidos, todo lo que fuiste capaz de ofrecer, todo el amor que tuviste para dar. Estar siempre dispuesta a arreglar todo con una sonrisa en el rostro. Se acordarán de ti porque simplemente no puedes cambiar el pasado, es lo único que prevalece. En ese momento, puede que algunos se arrepientan de haberte dejado ir, pero ya será demasiado tarde. ¡Y será mejor así!
No quiero alejarme de ti nunca, y espero no hacerlo, pero si llega a suceder, créeme que siempre recordaré estos momentos, y nunca me voy a arrepentir de esto.

lunes, 4 de enero de 2016

If you want 2016 to be your year, don’t sit on the couch and wait for it. Go out. Fucking make a change. Smile more. Be excited. Do new things. Clean your room. Throw away what you’ve been cluttering. Unfollow negative people on social media. Go to bed early. Wake up early. Kick ass. Every damn day
— My opinion on 2016

sábado, 2 de enero de 2016

Al final sólo te arrepentirás de las fotos que no tomaste, de los besos que no diste, de las palabras que no dijiste, de los riesgos que no tomaste, de las lágrimas que no lloraste, de los gritos que no soltaste, de las escapadas que no te diste... O de los "te amo" que callaste.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Después de tantos años intentado construir algo juntos, vienes ahora con tus manos destructoras a tirarlo todo y a desecharlo como si fuese basura todo lo que me llevó una vida levantar desde los cimientos. Y es que, a veces, es tan difícil lidiar con una situación parecida a la tormenta que compartimos. Sólo llueve. Ya no cala. Ni moja. Ni duele. Sólo son gotas cayendo sin sentido, siguiendo su rutina. Todas las rutinas apestan, al igual que amar mal. Porque si alguien va a querernos esperamos que lo haga bien, y que no lo tire todo al abismo. Pero qué sabrá de aquello que llevamos varios inviernos arreglar, es decir, el corazón roto. Y qué privilegio tienen esos corazones que saben olvidar fácilmente quién y dónde le apuñalaron.
 
Ojalá el mío fuese de esos: que pudiese llorar por algunas noches, pero que entienda que algún día tendrá que pasar página. Y el mío sólo sabe hacerlo doblando la esquina de la página, porque es masoquista el hijo de puta: vuelve cuantas veces quiere herirse a sí mismo. No lo culpo tampoco, porque las cosas se parecen a su dueño. Y él se parece mucho a mí. A los lugares a los que regreso por el mero hecho de ir contando, una a una, las razones que me obligaron a irme. Y en una, por no decir en todas, te reconozco.
 
Espero que entiendas que chicas como yo, a veces, la vida se nos queda demasiado grande para lo pequeñas que nos sentimos en algunos rincones. Que entiendas que soy la chica que deja pasar trenes, que pierde muchos atardeceres, que cuando se ve las manos mira que lo ha perdido todo, que cuando la vida le comienza a ir bien le entra miedo. Espero que entiendas que chicas como yo la felicidad es un concepto que desconocemos, porque hemos sido chicas tristes. Y no hay nada que perdonar, puesto que si te fuiste sin avisar, antes de darme cuenta que quien se estaba yendo en realidad era yo, fue porque a nadie le gusta embarrarse de tristeza. Y toda esa mierda. 
 
Hay veces en la vida donde no hay vuelta atrás una vez que has pasado de página, así dejes doblada la esquina.


miércoles, 30 de diciembre de 2015

"Sometimes you break your heart in the right way, if you know what I mean." What means that for you?

lunes, 28 de diciembre de 2015

¿Amigos?, Claro que somos amigos, pero cualquiera que tenga dos dedos de frente se daría cuenta de que me he enamorado de usted.

viernes, 25 de diciembre de 2015

When you start to know someone, all their physical characteristics start to disappear. You begin to dwell in their energy, recognize the scent of their skin. You see only the essence of the person, not the shell. That’s why you can’t fall in love with beauty. You can lust after it, be infatuated by it, want to own it. You can love it with your eyes and your body but not your heart. And that’s why, when you really connect with a person’s inner self, any physical imperfections disappear, become irrelevant.

You.
Yes, you. On the other side of the screen.
Congratulations.
You made it this far. You made it all the way through 2015.
You’ve been through lots of shit, and lots of awesomeness.
You’ve changed, you’ve grown.
You tried new things, you saw a lot.
You were sad, you were happy. 
You were worried then carefree, stressed then relieved.
You could have gotten married to someone very special.
Or made a friend that now means the world to you.
Or gotten a promotion in your work. Or finished college/high school.
You might have changed someone’s life for good, and you don’t even know.
Anyway it is, or was, I’m proud of you.
Next year will be a better year. I believe in you.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

"There was a time when I didn't believe in soulmates. But then I met mine. We've known each other for a long time now. But I still feel the same tingle in my heart when you look into my eyes with a love so pure. I still feel the same spark when you kiss me goodnight. I want to wake up by your side every morning. When I'm upset, I feel safe and secure when you hold my hand and tell me that everything is going to be alright. You are my pillar of strength, my confidant and my best friend. Love you forever baby!
So guys, love doesn't understand logic, reason, age or boundaries. It just HAPPENS. Doesn't matter if you're 10 or 80. If you're in love, celebrate it. You can't stop DESTINY."

-Mila Kunis.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Me doy cuenta que estoy perdiendo todo mi tiempo, todos mis minutos, todas mis horas, todos mis días, por pensar que al menos me vas a hacer caso unos segundos.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Do not read old emails, old texts, old logs, anything from someone you don’t interact with anymore.  take out the trash, delete it all, purge it from your life.  there’s no sense in keeping painful reminders no matter how fond they once were.  this clutter no longer serves you; it just takes up valuable space.

martes, 3 de noviembre de 2015

“Poder decir adiós es crecer…” Las palabras de Gustavo Cerati resuenan como un eco al dar la vuelta y sentir que realmente es el final. No más reencuentros casuales, no más llamadas a mitad de la noche, no más intentos de reconciliación, sólo el inminente vacío que esa persona deja en nosotros. El recuerdo persigue día a día y es inevitable no revisar el celular cada tres minutos buscando una señal; todo en vano. La soledad es la que queda después de decir adiós, pero es necesaria. 


La decisión de alejarnos totalmente puede ser un cierre definitivo, pero muchas veces el destino aguarda otras cosas. Las siguientes frases fueron pronunciadas por personas que se han despedido de distintas cosas: el amor verdadero, un ser querido, un trabajo o algo más. Gente que sabe que un adiós pocas veces es definitivo, pues el tiempo nos cambia y nos transforma. Decir adiós realmente no es fácil, pero decirlo es necesario porque nos permite crecer.  

“Nos encontraremos de nuevo, cuando menos lo esperemos, algún día en un lugar lejano, reconoceré tu cara, No voy a decir adiós mi amigo, porque nos encontraremos de nuevo”. -Tom Petty 

“Todo en la tierra se aleja alguna vez. La luna y el paisaje. El amor y la vida”.-Jorge Debravo

“Un hombre nunca sabe cómo decir adiós: una mujer nunca sabe cuándo decirlo”.-Helen Rowland

“Te digo adiós para toda la vida, aunque toda la vida siga pensando en ti”.-José Ángel Buesa

“Las despedidas siempre duelen, aun cuando haga tiempo que se ansíen”.-Arthur Schnitzler
 
“Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, esta ceniza no juega con fuego, este ciego no mira para atrás”.-Joaquín Sabina

 “Sólo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor”.-George Eliot

“Un adiós nunca es doloroso a menos que nunca le vuelvas a decir hola”. -Desconocido

“Y al que apetezca la gloria debe despedirse a tiempo del honor y dominar el arte difícil de irse en el momento oportuno”. -Friedrich Nietzsche

“Es tiempo de decir adiós, pero creo que son tristes y preferiría decir hola. Hola a una nueva aventura”. -Ernie Harwell

“Los enamorados no saben decirse adiós, se acompañan siempre”.-José María Escrivá

“¿Quieres que conservemos una dulce memoria de este amor?, pues amémonos hoy mucho y mañana ¡digámonos, adiós!”.-Gustavo Adolfo Bécquer

 “Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida”.-Mario Benedetti

“El amor siempre nos demuestra la circularidad del mundo”. -Veronica Gerber

“Recuérdame y sonríe, pues es mejor olvidarme que recordarme y llorar”.-Dr. Seuss 



Instagram: Jaasistyles. 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Cuando te conocí supe lo difícil que sería si surgía una relación. Pero decidí arriesgarme. Y creo que de eso se trata el amor verdadero, de conocer los riesgos y aún así tomarlos.

sábado, 3 de octubre de 2015

Soy esa persona que no nació con un don. Que no canta ni baila bien; que no es buena escribiendo poesía ni resolviendo ejercicios matemáticos. Soy esa persona que intenta descubrir en qué es bueno. Soy esa persona que tiene que decidir por una carrera; que debe apostarlo todo a ganar, porque, sin estar seguros, ese es nuestro futuro. Soy la persona que mira y no opina; que sueña sin dormir. Soy esa persona que no sabe para qué está.
Hay personas que juntas hacen magia, y separadas sólo desastres.
 Personas que juntas son poesía, y separadas puro cuento.

Y hay personas que juntas detienen el tiempo, y separas sólo alargan los años.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Pero no olvido que la vida y todas sus grandes cosas son eternas y momentáneas, y que de pronto en un instante podemos quedarnos ciegos en medio de la luz, muertos en medio de la vida, solos en medio del amor.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Las verdaderas RAZONES por las que alejamos a las personas ANTES de darles una oportunidad.

Hay una nueva “técnica” de citas que la generación de hoy está adoptando. En realidad se trata de todo lo contrario. Se llama “vamos a terminar antes de que esto inicie”, y en verdad se está poniendo muy de moda.

Lo más probable es que se haya generado a partir de la cultura de citas por internet y aplicaciones como Tinder, y se ha vuelto tan popular y ampliamente utilizada como la técnica de no-responder-mensajes.
Estamos viviendo a un ritmo demasiado rápido; conocemos a alguien y casi al instante lo dejamos ir.
Ahora las relaciones son totalmente diferentes a como imaginamos que serían al llegar a adultos. Pensábamos que al conocer a una persona las cosas serían así: intercambiar números, tener una cita, ir a esa cita, regresar a casa, tener otra cita, y luego otra, unas cuantas más, y luego decidir si se formalizaba la relación o no.
Hoy todo es muy simple: intercambiar números, quedar de acuerdo en una cita, cancelar esa cita. O quizá: no intercambiar números, conocerse en redes sociales, tener sexo, intercambiar números telefónicos, nunca llamar.
Pero, ¿por qué? ¿De dónde salieron todos esos rechazos? ¿Cuándo nos convertimos en una generación que no termina nada? ¿Empezamos a renunciar a mitad del camino sólo porque preferimos ir a casa a esperar el momento de formar una relación con alguien que está esperando en algún lado por nosotros? ¿Cuándo dejamos de querer jugar para sólo convertirnos en observadores?
En algún punto del camino nos convertimos en menos atrevidos, con menos confianza y menos agallas, y decidimos que es más fácil alejar a las personas que darles una oportunidad.
1) Tenemos miedo.
Es más fácil dormir por las noches sabiendo que fuiste tú quien decidió alejarse. Es más sencillo decir que tú le pusiste fin. Es más cómodo ser el que hace daño, antes de que alguien más tenga la oportunidad de dañarte.
Pero, ¿es mejor estar solo y perder oportunidades, o es mejor arriesgarse a sufrir un poco? En realidad estar solo es sólo un resultado posible tras estar con alguien que, efectivamente, nadie te asegura que no se vaya a ir una vez más. Por lo mismo, ¿por qué tener miedo?
2) Nunca es el momento adecuado.
¿Cuándo es el momento adecuado para conocer a alguien? ¿Cuándo es el momento ideal para comenzar una relación? Noticia de última hora: no hay un momento indicado para enamorarte de alguien.
Sucede o no sucede. Una persona no va a llegar cuando estés financiera o emocionalmente estable. Ni cuando tú hayas decidido que es el momento y todo está en orden. Casi siempre las cosas ocurren cuando no se está listo; incluso, cuando tu vida es un caos y tú eres todo un lío.
Las cosas pasan en el momento justo, incluso si para ti no lo es.
3) Porque pensamos que es demasiado bueno.
Suponer que alguien es demasiado bueno para ti es como sacar tu corazón de tu pecho y entregarlo en bandeja de plata. ¿Por qué demonios haces eso? ¿Por qué estás cediendo todo el poder?
Todo el mundo es igual, sobre todo en el amor. El hecho de que ella sea la chica más guapa con la que has estado, o él el hombre más atractivo con el que has salido, no significa que se vaya a aprovechar de ti o que su interés no sea auténtico.
Alejar a las personas sólo porque tienes miedo de que te hagan daño, es como retirarse de la guerra antes de que haya comenzado.
4) Pensamos que nosotros somos demasiado buenos.
La opinión de propios y extraños se ha convertido en un factor fundamental en la nueva cultura de citas que hemos creado. Tenemos sexo secreto, relaciones secretas, y rupturas secretas porque pensamos que estamos mejor de esa manera.
Pero, cuando se trata de amor, no hay tal cosa. Si esa persona te hace feliz o podría hacerte feliz, entonces: ¿no es él o ella la mejor persona que conoces?
Nunca se es mejor que nadie, pero actuar como si lo fueras te coloca en una categoría menor.
5) Vimos "algo" y no lo podemos olvidar.
Pudo haber sido un pequeño tic en el ojo, algún detalle en su sonrisa, o su apariencia que no te gustó. Generalmente será algo insignificante o más o menos insignificante, pero nos gusta encontrar una razón para alejarnos.
Probablemente estamos en busca de la perfección… y la perfección es totalmente imposible.