martes, 12 de octubre de 2010

El que no arriesga no gana dijiste, el que arriesga puede morir por amor te dije y comprendiste que iba a ser yo, la que cubra tu cuerpo en noches de frío, la que te regale rosas sin espinas, la que derroche demasiado amor en cada esquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario