jueves, 6 de enero de 2011

¿Así es como solucionas tus problemas? ¿Agachando la cabeza con tristeza, esperando que la solución llegue a tus pies? No. Ahora es hora de gritar y de luchar por tus sueños, esos que creías que jamás se iban a cumplir. Ya es hora de dejar todo ese pasado que alguna vez tuviste atrás, y mirar hacia adelante con otros ojos, idear la vida que quieras, esa vida que tanto quieres llevar. Pero si lo piensas bien, no tiene porque seguir siendo un sueño, si es que realmente deseas de corazón que todo lo que anhelas se haga realidad...
Quizás la clave para ser realmente libre sea reír cuando puedas y llorar cuando lo necesites, ser honesto con uno mismo, centrarse en lo importante y olvidarse del ruido, no cegarse con los objetivos, tratar de relajarse y vivir algo mas tranquilo.
Quisiera pedirte un favor, uno pequeño. Antes de irte, déjame un minúsculo pedacito de tu corazón, solo eso. No pongas excusas, no las hay lo suficientemente buenas como para creerte, no seas tacaño, no se te acabara el amor, es tan solo es una migaja de todo el que tienes por lo que no te cuesta nada. Así será más fácil olvidarme, el trocito tiene incluido mi nombre y los recuerdos que pasamos; es ese del medio con tachas y cicatrices, es la parte de tu corazón mas desgastada de todas.
Y hasta creí que era muy poca cosa para ti. Pero hoy me he dado cuenta que soy yo demasiada cosa para alguien como tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario